top of page

Otros grandes Beneficios de la Meditación



La mente humana es un instrumento maravilloso. El neocórtex de dónde procede es increíblemente amplio comparado con el resto de especies. La evolución hasta conseguido ha sido, como otras grandes adaptaciones de la Naturaleza, magistral.


El ser humano está capacitado con un poder de imaginación (creación de situaciones antes de acometerlas) sencillamente espectacular. Ya desde niños, somos capaces de crear situaciones, escenarios, mundos, personajes, inventos, relaciones, etc…que dejarían en clara desventaja a cualquier computadora.


Nunca, en los 3800 millones de años de historia de la evolución de la vida en la tierra, ninguna especie ha conseguido alcanzar siquiera algo parecido.


Pero el ser humano también desarrolló otra habilidad a lo largo de los siglos. El hecho de poder llevar una vida en bipedestación, permitiendo tener sus miembros superiores libres para manejar objetos, pero también para señalarlos a la vez que emitía un sonido concreto, le proporcionó la capacidad de crear un lenguaje.


Ambas características han sido claves en la evolución de la civilización humana. Nos han permitido construir, crear, aprender, comunicar conocimientos, de forma altamente eficiente. Y todo esto ha llevado a que el ser humano pueda adaptar la naturaleza a su antojo eliminando peligros y solucionando contratiempos.


Esta imaginación y lenguaje interno, movidos por el interés de la Naturaleza, de querer expandirse más, adaptarse más y protegerse más , le han llevado al ser humano a crear situaciones imaginarias desfavorables que nunca se darán o sentimientos de culpa por situaciones pasadas.


Muy a groso modo estas son las bases de la mente rumiante situada en el futuro y en el pasado. Con un diálogo interno que no cesa y nos martiriza a pesar de realmente sufrir muchas menos situaciones de peligro que el resto de especies.


Nada más comenzar a Meditar nos vamos haciendo conscientes de estos pensamientos. Observamos como la mayor parte del tiempo están infundados. Vemos que en realidad en ese momento no tenemos un problema claro, a pesar de que nuestra mente los cree. Pero sobre todo, vamos cogiendo el habito, lo notemos o no , de que esos pensamientos no somos nosotros. No son nuestra esencia. No tienen porqué ser siempre acertados.


Vamos incorporando a nuestras vidas que la mente es un instrumento maravilloso que podemos utilizar cuando queramos, pero que el resto del tiempo podemos simplemente atenuar, dejar descansar.


Este es uno de los primeros beneficios que experimentamos nada más empezar a meditar. A partir de ahí se desenvulven muchos más. Mejor dicho , empezamos a coger las riendas de nuestra mente para que puedan desarrollarse muchos más.


Gracias



11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page